Historia

“Las primeras ideas surgen en el año 1980, y cobran vida luego de comentar una publicación emanada en un periódico, que en uno de sus párrafos señalaba que la cultura Mapuche era pobre en cultura y en especial en cuentos, leyendas y tradiciones. Luego de comentar esto con el Padre Paul Wevering, Director de la Sede en ese tiempo, acordamos que era conveniente demostrar que esto no es así. Por este motivo, dirección, alumnos y profesores nos propusimos la tarea de reunir antecedentes sobre algunos de los aspectos ya mencionados” (Alejandro Bustamante, director del Museo).

De lo anterior surge la inquietud de demostrar que la publicación reflejaba el desconocimiento que existe acerca de la cultura mapuche. Para lograrlo, se inicia una tarea de recolección de objetos mapuche, los cuales se obtuvieron mediante donaciones o compra de piezas.

Cuando se construye el edificio de la Sede Villarrica se destinó un espacio para un “museo mapuche” donde se construyeron vitrinas para la exhibición provisoria de las piezas, las cuales carecían de clasificación, catalogación y estudios específicos y, menos aún, de un guión museográfico.

Teniendo en cuenta el valor de las piezas, más allá del material sino también de la importancia de contar con un museo profesional dentro de la Sede universitaria, se presentan proyectos a dos instituciones en la búsqueda de financiamiento. Se presenta en dos oportunidades un proyecto al Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (FONDART) y posteriormente a Fundación Andes, siendo éste último aprobado en el año 2000. Esta institución financió gran parte de la puesta en valor y montaje del Museo “Leandro Penchulef”.


Para llevar a cabo el proyecto se forma un equipo de trabajo compuesto por profesores, antropólogos y alumnos de pre-grado de la Sede Villarrica, un grupo de trabajo experto en museología del Museo Maurice van de Maele de la Universidad Austral de Chile y una asesora de la Dirección de Archivos, Bibliotecas y Museos (DIBAM). Se realizaron dos líneas de acción: la puesta en valor museográfico de las piezas de la colección y una investigación histórica de la zona lacustre de Villarrica. Para realizar ambas tareas se contó con un trabajo participativo, intercultural e interdisciplinario, considerando la participación de miembros de las comunidades mapuches cercanas.

La investigación histórica contempló dos aspectos: un estudio de las piezas arqueológicas y etnográficas y de la historia mapuche-chilena por medio de testimonios actuales de personas de las comunidades mapuches de la zona de Villarrica. También se complementó con fuentes bibliográficas. Este aspecto fue fundamental para dar un sentido contemporáneo a las piezas e incorporar una visión de la historia local a través de diversas fuentes, teniendo especial importancia la memoria oral.

Finalmente, el museo se inauguró el 10 de mayo de 2002 después de la ceremonia de inauguración del año académico dando por terminado el proyecto de Fundación Andes. Para la ocasión se confecciona un pequeño video para dar a conocer el trabajo realizado y se confeccionan postales que muestran utensilios de la cultura mapuche. Luego se inicia otra etapa del museo que tenía como finalidad difundirlo a la comunidad local y posicionarlo dentro del quehacer universitario.